La innovación es el motor que cambia la vida de las personas. Mediante la experimentación, la mejora y la búsqueda de nuevas soluciones el ser humano ha sido capaz de evolucionar. La innovación, la digitalización y la sostenibilidad han dibujado un nuevo futuro para nuestras vidas. También para la energía que consumimos.

La evolución del mix energético actual nos dirige hacia un nuevo punto de inflexión liderado por una cuestión que aún sigue en desarrollo: ¿cómo se almacena la energía generada por fuentes renovables como el viento y la radiación solar?, ¿podemos reducir las barreras del almacenamiento de energía?

En el último siglo y medio, la energía se ha almacenado directamente a través de su fuente primaria. Es decir, los materiales como el carbón o el petróleo se almacenaban en su estado físico previo al proceso de generación. Sin embargo, esta solución no es viable en el panorama actual y los sistemas ya creados necesitan continuar su desarrollo para ser más eficientes.

Este es el motivo principal por el que la inversión para resolver esta incógnita se ha disparado a lo largo de todo el mundo en un intento por superar un obstáculo que nos afecta a todos. Estas son las acciones que plantean algunos países para reducir las barreras del almacenamiento de energía:

El caso de Nueva York: 1.500 MW en 2025 y 3.000 en 2030

Lograr el despliegue de 1.500 MW de almacenamiento energético en 2025 en el estado de Nueva York. Ese era el objetivo que la industria y la administración pública habían acordado alcanzar en 2025 y que todo el mundo había aceptado en 2018.

Todo cambió cuando, a finales del mismo año, el gobernador del estado anunció que duplicaría ese objetivo para 2030: 3.000 MW de almacenamiento energético. Según los portavoces del gobierno, esta medida ayudará a reducir las barreras del almacenamiento energético y forzará a seguir invirtiendo en energías renovables para lograr un futuro más sostenible.

Este caso está plenamente ligado al objetivo marcado para las energías renovables en Nueva York, que deberán haber alcanzado el 50% del total de la generación del estado en 2030.

Almacenamiento de energía en el hogar en Alemania

Las viviendas impulsadas mediante energía solar siguen creciendo en todo el mundo. No solo eso, sino que su unión a los sistemas de almacenamiento energético las convierten en toda una pequeña central generadora de energía para el hogar.

En Alemania, compañías como Sonnen GmbH están investigando la implantación y comercialización de plantas de energía virtual (o VPP de sus siglas en inglés virtual power plant).

Se trata de un desafío complejo por los diversos retos que plantea una innovación como esta, pero en Sonnen afirman que el desarrollo de este servicio continúa en marcha. En unos años, este nuevo sistema podría suponer una revolución que afectaría a los sistemas actuales de generación y distribución.

¿Cómo es el almacenamiento energético en España?

En España llevamos años trabajando por el nuevo modelo energético del futuro. Vemos algunos ejemplos en casos como el de La Graciosa en las Islas Canarias, que cuenta con un proyecto para lograr un sistema autosuficiente en el que generar, almacenar y distribuir energía, y los de La Palma y La Gomera, donde ya están en marcha instalaciones de almacenamiento que funcionan como servicios auxiliares para asegurar la calidad de la red.

Estas iniciativas se extienden a lo largo de todo el país. Desde Endesa, hemos construido en la central de Carboneras la mayor batería de almacenamiento energético del país con 20 MW de potencia y 11,7 MWh de capacidad de producción.

Además, a estas iniciativas se le suman otras como la vista en Melilla, donde se ha puesto en marcha un sistema de almacenamiento pionero en Europa a través de baterías de coches eléctricos. Este proyecto de gran tamaño cuenta con 4 MW de potencia y 1,7MWh de energía almacenada, con los que asegurar el suministro de la ciudad.

Son muchos los aspectos a tener en cuenta para invertir en medidas para reducir las barreras del almacenamiento de energía. El necesario crecimiento de las energías renovables es uno de ellos, pero también la creciente necesidad de un suministro de mayor calidad y las previsiones que indican una mayor demanda energética por el crecimiento de la población mundial. Solo queda esperar a que la innovación continué avanzando hacia un futuro digital y más sostenible.

1 Comentario

  1. las placas fotovoltaicas cuestan 300€ pues 250€ ya se van en el cristal templado que utilizan todo se va a solucionar usando madera transparente en vez del cristal templado se puede mirar que van a hacer madera transparente por internet en el google , ademas las celulas solares van a ser el doble de eficientes celulas peldaño a bajo costo, así la energía fotovoltaica va a estar al precio de la energía nuclear

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here