La presentación de #eCitySevilla para convertir a la Isla de la Cartuja en un modelo de transición energética ha mostrado cómo la smart city se está expandiendo a través de áreas de innovación, pero, ¿en qué contexto nace?

El objetivo número 13 de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la ONU marca una serie de medidas que pretenden mejorar las previsiones relacionadas con el cambio climático y la lucha para combatirlo. Entre ellos, la ONU hace hincapié en la capacidad de los países de adaptarse a los posibles riesgos relacionados con el clima, así como con los desastres naturales.

Con esa finalidad en mente, las ciudades han de evolucionar para lograr ese estatus de smart city que tanto ha resonado en los últimos años. Si seguimos la definición básica de la ciudad inteligente veremos que busca crear o mejorar los procesos de los que forma parte a través de la tecnología y la innovación. ¿A qué afecta esto?, ¿cómo se convierte una ciudad en una smart city?

Desde la movilidad eléctrica a la arquitectura sostenible, pasando por la digitalización y las energías renovables, la smart city debe cumplir muchas cualidades, pero tiene un factor común que implica a la mayoría de sus acciones e iniciativas: la sostenibilidad.

Hacia la sostenibilidad total con la smart city

El comportamiento de los ciudadanos, de las empresas privadas y de las organizaciones públicas tiene que estar orientado a la sostenibilidad en el nuevo modelo que plantea la smart city. Para ello, deben existir una serie de herramientas que permitan que la relación de los habitantes con la ciudad sea lo más eficiente posible.

Para alcanzar la sostenibilidad absoluta, la smart city debe estar basada en las tecnologías más innovadoras y alcanzar a cada proceso de la ciudad. La gestión de residuos, la planificación eficiente de nuevos edificios y los sistemas inteligentes de gestión de agua son algunos ejemplos que hay que tener en cuenta.

Entonces, ¿qué necesita una ciudad para ser 100% sostenible? Si bien el alcance y la expansión de la tecnología aún tiene que evolucionar para trasladar esas ideas a las grandes ciudades del país, a día de hoy ya existen proyectos que demuestran que la ciudad inteligente continúa evolucionando y es ahora más real que nunca.

#eCitySevilla: la Isla de la Cartuja 100% renovable

La Isla de la Cartuja en Sevilla se presenta como una de las primeras localizaciones en las que lograr la sostenibilidad a través de las herramientas que plantea la ciudad inteligente. #eCitySevilla es el nombre de esta iniciativa que encabezamos desde Endesa y que pretende cumplir con los requisitos de la Unión Europea 25 años antes de su imposición.

Este área de Sevilla se convertirá así en 2025 en un espacio pionero que comprenderá soluciones de digitalización, eficiencia y sostenibilidad. De hecho, uno de los datos más destacados que estudia #eCitySevilla trata de la generación exclusiva de energía renovable para el uso de energía en la isla.

Entre sus objetivos también se encuentra el aumento de la eficiencia energética en un 35% a través de la mejora de 50 edificios inteligentes, así como la instauración de la movilidad eléctrica en la zona con un parque instalado que alcance el 20% al llegar a 2025.

Las acciones que plantea el proyecto convertirán a la Isla de la Cartuja en un espacio modelo también de cara a los ODS de la ONU, incluyendo el número 13 para la lucha contra el cambio climático. Además, alcanzará también a los objetivos de energía y clima de la UE, así como al Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible y al Plan Estratégico 2030 de Sevilla.

Si quieres saber más sobre la iniciativa #eCitySevilla, puedes ver la presentación del proyecto a continuación:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here