En el contexto actual, nos encontramos con numerosos frentes abiertos en materia de cuidado del medioambiente, pérdida de biodiversidad y cambio climático, entre otros. Para enfrentarnos a estos desafíos no hay una respuesta única, sino que se deben aplicar una serie de respuestas basadas en la sostenibilidad. Un ejemplo de este tipo de acciones son los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que desde 2015 marcan la hoja de ruta a nivel internacional para un desarrollo sostenible totalmente globalizado.

Otra de esas respuestas la encontramos en la arquitectura sostenible. Tras la firma del Pacto Verde en 2019, la Unión Europea asumió el reto al que se iban a enfrentar los edificios europeos durante los próximos diez años, entre otras problemáticas.

Así, arquitectura y sostenibilidad se dan la mano en algunos de los últimos proyectos arquitectónicos. Estas nuevas edificaciones pretenden ser energéticamente eficientes y aprovechar los recursos naturales siguiendo principios de economía circular. Se abren paso los diseños arquitectónicos innovadores que unen tecnología y naturaleza en beneficio del medioambiente.

Características de la arquitectura sostenible 

Pero ¿qué es lo que necesita un edificio para ser sostenible? Como ya mencionamos anteriormente, la base de este tipo de arquitectura es la eficiencia energética. Esto incluye a toda edificación que no genere gastos innecesarios de energía y sea capaz de aprovechar los recursos de su entorno.

Para alcanzar esa eficiencia cobran importancia los materiales, el urbanismo o el impacto en la naturaleza y en la sociedad. A continuación, las características clave de la arquitectura sostenible:

  • La arquitectura sostenible, en respuesta a la tendencia sostenible del contexto actual, persigue un cambio de actitud en la construcción y en el diseño.
  • A la hora de levantar un edificio sostenible, siempre se tiene en cuenta su ciclo de vida. Es decir, qué recursos necesitamos para construirlo y qué recursos o residuos nos dejará al derribarlo.
  • La arquitectura sostenible busca una arquitectura híbrida. Las novedades tecnológicas en edificios deben respetar la naturaleza y el paisaje urbano. Una armonía que no romperá con la estética y con nuestro confort.
  • Los edificios sostenibles están integrados con la naturaleza. Un ejemplo son los edificios verdes, que emplean sus jardines verticales para bloquear la radiación solar.
  • Se busca la eficiencia del espacio. Una práctica frecuente es la construcción de un sistema de suelo eficiente que facilite el acceso a la energía. El resultado será un edificio de menor altura de la esperada.
  • El diseño de un edificio eficiente está pensado para que se aproveche la máxima cantidad de luz natural durante el día. El clima se convierte también en un elemento vital a la hora de elegir los materiales.
  • La arquitectura sostenible busca, a través de materiales reutilizables y reconfigurables, una reducción de residuos en su construcción.

Descubre los cinco edificios más sostenibles del mundo

Viendo los múltiples beneficios de la arquitectura sostenible, grandes arquitectos se han atrevido a innovar y a volcarse de lleno en los retos que conlleva construir los edificios más sostenibles del mundo:

  • ‘Parkroyal on Pickering’ (Singapur): este hotel simula una auténtica selva vertical. Cada media hora, los aspersores del edificio riegan sus jardines colgantes con agua reciclada de lluvia. Además, el diseño juega con riachuelos y caídas del agua que lo convierten en algo único. El edificio cuenta con un huerto comunitario para abastecer el restaurante del hotel. Recibió el premio Solar Pioneer  por su sistema autosuficiente de energía solar.

    ‘Parkroyal on Pickering’ (Singapur)
  • ‘The Edge’ (Ámsterdam): construido en 2015, este edificio de 15 niveles es considerado el más ecológico del mundo. Está cubierto por paneles solares que generan más energía que la que la propia edificación consume. Además, cuenta con sistemas de reutilización de agua de lluvia. En 2016, obtuvo 98,4 puntos en la certificación BREEAM, método de evaluación de sostenibilidad más importante a nivel internacional para proyectos, infraestructuras y edificios de gran envergadura.
  • Shanghai Tower’ (Shanghái): se trata del edificio más alto de China y el segundo más alto del mundo. Tiene capacidad para más de 30 mil personas. Es una auténtica ciudad verde vertical. Tiene nueve jardines y muros repletos de vegetación. El agua consumida en el edificio proviene de su sistema de recolección de lluvia. La energía es generada por medio de turbinas de viento.

    ‘Shanghai Tower’ (Shanghái)
  • ‘The Crystal’ (Londres): se trata de un centro especializado en un centro de estudios especializado en ciudades inteligentes. Se ubica en el Royal Victoria Dock, un nuevo distrito verde que acoge a empresas bajas en carbono. Según El País, ‘The Crystal’ produce 70% menos de CO2 que otros edificios gracias a los paneles solares de su techo. Además, se reutiliza el 100% del agua de los inodoros.
  • “Apple Park” (California): estamos hablando de la sede central de Apple. A simple vista, destaca por su forma de anillo y por su gran tamaño. Pero ¿qué hay de la vegetación de su interior? Se trata del edificio de mayor ventilación natural del mundo. Además, cuenta con energía 100% renovable para su actividad. Su azotea está cubierta con paneles solares, convirtiendo a la instalación en una de las plantas fotovoltaicas más grandes del planeta.

En definitiva, nos encontramos ante un escenario que lleva años gestándose, ofreciéndonos joyas sostenibles en las que tecnología y naturaleza caminan juntas. Los grandes arquitectos internacionales priorizan la sostenibilidad en el diseño y afrontan el reto, siempre buscando superarse para lograr un mundo mejor. El futuro de la edificación, basado en la sostenibilidad, se ha convertido en presente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here