¿Has imaginado alguna vez la posibilidad de instalar placas solares en tu casa? El debate está abierto y existen incógnitas que no facilitan la expansión de esta tecnología, pero, ¿y si fuera posible ampliar sus funciones? La situación podría cambiar si los paneles solares generaran energía y aire acondicionado en el hogar.

La energía solar ha evolucionado de manera notable en los últimos años. Su desarrollo ha llevado a los fabricantes a buscar nuevas funcionalidades en las placas solares para las que en principio no estaban diseñadas, con el fin de convencer a los usuarios de la oportunidad que se presenta al instalarlas en su domicilio.

Entre los distintos proyectos actuales que se centran en las placas solares para el hogar, se encuentra la función de enfriar el propio domicilio. Además, la tecnología que plantea esto podría llevarlo a cabo al mismo tiempo que la generación de energía, lo que sería de gran interés para los usuarios.

Tecnología en paneles solares para enfriar el aire

¿Cómo funciona esta tecnología? El secreto se encuentra en el desarrollo de un dispositivo aplicable al funcionamiento habitual de la placa solar, que combinaría ambas opciones. Esto permitiría generar energía en la parte superior y enfriar la casa desde la parte inferior.

Para llevarlo a cabo, se realiza el proceso inverso al habitual en la generación de energía solar. El enfriamiento radiativo, que así se llama este proceso, es producido cuando un cuerpo pierde calor por radiación térmica y puede ser una alternativa muy eficaz en la climatización de edificios.

Esta tecnología es capaz de enfriar el domicilio incluso cuando las temperaturas de su entorno son muy elevadas, lo que le convierte en la tecnología innovadora ideal para acompañar a las placas solares. Además, este tipo de dispositivo es mucho más beneficioso para el medioambiente que los aires acondicionados tradicionales.

Imagen de paneles solares: energía y aire acondicionado en el hogar

La tecnología que existe detrás de este dispositivo es por ahora un prototipo que debe continuar en estado de desarrollo para limar algunos de sus inconvenientes. Entre ellos, el principal obstáculo a batir es el precio de los componentes, que dificulta su producción a gran escala.

Uno de los datos más interesantes de este proyecto es su objetivo, que no pasa necesariamente por la venta directa de la tecnología, sino por el continuo desarrollo de las placas solares para lograr una evolución de las mismas que fomente y expanda su uso en la smart city de los próximos años.

No es la primera vez que vemos esta tecnología fuera de las centrales solares. Personalidades de la innovación como Marjan van Aubel ya utilizaban los paneles solares para crear el diseño energético con muebles que eran capaces de autogenerar su energía a través de la celda solar Graetzel (que aplica un concepto similar al de la fotosíntesis).

Otro ejemplo lo tenemos en los techos de los coches como fuente de energía. Los modelos eléctricos son los principales protagonistas de este tipo de añadido, que permite mejorar la autonomía del vehículo mediante un panel solar colocado en el techo del vehículo.

Si bien la premisa de utilizar un panel solar en el hogar para generar energía y aire acondicionado al mismo tiempo es muy interesante, esta tecnología aún tiene que avanzar para ser capaz de cumplir de manera eficaz con lo que promete y, sobre todo, de hacerlo a gran escala. ¿Veremos en unos años paneles solares en cada rincón de la smart city?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here